La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Personajes singulares y sus singulares historias.

La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Borniquel du Fauconnier » Mié Abr 07, 2010 1:59 am

Con su permiso, me agradaría narrarles la historia verídica tras la novela "La dama de las camelias" de Alexandre Dumas hijo, publicada en el año 1848.

Imagen

La historia que escribió Alexandre Dumas hijo, está basada parcialmente en su propia historia de amor. Bueno, ya nos da una pista el hecho de que el autor y su personaje tengan las mismas iniciales: Alexandre Dumas / Armand Duval.
La joven cortesana era conocida como Marie Duplessis. Alexandre y Marie se conocieron en París, en septiembre de 1844. La relación, que estuvo llena de altibajos provocados por los celos de Alexandre hacia sus rivales por el afecto de Marie, acabaría casi un año despues, en agosto de 1845. Marie falleció un año y medio después, en febrero de 1847. A raíz de su muerte, Alexandre Dumas hijo escribiría basándose en sus recuerdos y en sus cartas, la novela "La Dama de las Camelias" que inmortalizaría a la bella cortesana que falleció prematuramente de tisis a los 23 años.


(continuará)
Avatar de Usuario
Borniquel du Fauconnier
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Borniquel du Fauconnier » Mié Abr 07, 2010 2:08 am

Breve biografía de Alexandre Dumas hijo (1824-1895)

Imagen

Alexandre Dumas hijo, nació el 27 de julio de 1824. Era hijo natural del conocido escritor Alexandre Dumas y una mujer pobre, Marie-Catherine Labay, costurera. En sus primeros años, al parecer, su padre lo dejó desatendido, y fue su madre la que lo sacó adelante. No fue hasta 1831 cuando su padre lo reconoció y le dió su apellido. He leído dos versiones: la primera es que lo reconoció porque en su matrimonio no tenía hijos; la segunda, porque Alexandre Dumas padre había tenido ese mismo año otra hija natural, Marie-Alexandrine, con la actriz Belle Krebsamer, que le exigió que reconociera a su hija así como a su primogénito. Seguramente fue una mezcla de ambas circunstancias. Sea como fuere, después de 7 años de silencio, Alexandre Dumas padre insistió en llevarse a su hijo para que recibiera una adecuada educación, y para ello se lo arrebató a la madre, que intentó por todos los medios conservar al niño. Inútil tarea en aquella época, la ley estaba del lado del padre; la pobre mujer pasó una agonía pero nada pudo hacer. Alexandre Dumas hijo fue enviado a la institución Goubaux y a la academia Bourbon. Allí Dumas hijo tenía que soportar las burlas que los otros estudiantes (hijos de acaudaladas familias) hacían sobre su condición de ilegítimo.

Tras superar su etapa de estudiante, en 1844 Alexandre hijo se trasladó a vivir con su padre a Saint-Germain-en-Laye. Su padre, que por lo visto era bastante libertino, le arrastró a una vida de derroche y vicios. En esas estaba Alexandre cuando conoció, ese mismo año, a la joven cortesana Marie Duplessis, que inspiraría la obra que le daría el salto a la fama como escritor: "La Dama de las Camelias" publicada en 1848 (un año después de la muerte de su protagonista). La obra seguramente estaba edulcorada, y presentaba con mayor romanticismo su relación, pero la base sí fue real. Mantuvieron una gran pasión durante varios meses (que dejó a Alexandre muy endeudado). Después, no se sabe a ciencia cierta por qué, pero Dumas se alejó de Marie, aunque ella le ofreció ser su amiga en lugar de su amante. El 30 de agosto de 1845, él puso punto final a la relación que tantos problemas le había provocado con esta carta (que Dumas luego copiaría en su libro):

Querida Marie,
No soy lo bastante rico para amarte como quisiera ni lo suficiente pobre para ser amado como quisieras tú. Olvidemos todo entonces, tu un nombre que debe serte casi indiferente, yo una felicidad que se me hace imposible. Es inútil decirte cuánto lo siento porque tú sabes bien cuánto te amo. Entonces, adiós. Tienes demasiado corazón como para no entender el motivo de mi carta y demasiada inteligencia como para no perdonarme.
Mil recuerdos.
30 de agosto, a medianoche.
A.D.


Hay miles de teorías respecto a la causa real de que Alexandre decidiera finalizar su amorío con Marie si, por lo visto, aún estaba enamorado de ella. ¿Fueron motivos económicos puesto que Alexandre se hallaba tan endeudado? ¿Hubo desaprobación paterna como en el libro? ¿Fueron los celos atroces que se describen también en el libro? ¿Fue el temor a contagiarse de la tuberculosis que padecía Marie?...

Alexandre nunca volvería a verla. Después de su ruptura, y según se dice, para olvidar a Marie, aceptó viajar a España con su padre, donde acudiría a los esponsales de Antonio Mª de Orleans, duque de Montpensier con la infanta Luisa Fernanda. La noticia del fallecimiento de Marie, a principios de 1847, le sorprendería en Marsella, donde se la comunicaría un amigo. Al conocerla, Alexandre viajaría a Paris. No llegó al entierro de la joven, pero tras visitar la casa donde se conocieron, vió el anuncio donde se informaba sobre la subasta de las pertenencias de la fallecida. Como no tenía recursos económicos (estaba arruinado) para hacerse con alguna lujosa pieza, adquirió una cadenita de oro que Marie solía llevar al cuello.

Después de estos sucesos, Alexandre se encerró durante semanas en la habitación de su hotel, releyendo la correspondencia que había mantenido con Marie, y ahí escribió la novela que lo haría famoso.
Luego adaptaría esta obra al teatro en 1852, (en inglés se titularía Camille) que sería un gran éxito (y sentaría las bases para la adaptación del libreto de Francesco Piave para la ópera La Traviata en 1853).

En el futuro, Alexandre Dumas hijo sería conocido sobre todo como dramaturgo. Fue uno de los fundadores de las "obras morales", piezas teatrales que hablaban de los problemas de la clase media, que denunciaban los prejuicios sociales de su tiempo y abogaban por los derechos de mujeres y niños.
En el terreno personal, se casó en 1864 con la princesa Nadeja Naryschkine, con la que tendría una hija. Al enviudar, contraería segundas nupcias con Henriette Régnier.

En 1867 publicaría su novela semi-biográfica "El caso Clemenceau", considerada como uno de sus mejores trabajos literarios. En 1874 fue elegido miembro de la Academia francesa y en 1894 se le concedió la Legión de Honor.

Falleció finalmente en su finca de Yvelines, Marly-le-Roi, el 27 de noviembre de 1895, dejando una carrera literaria que abarcaba 12 novelas y varias obras de teatro. Fue enterrado en el cementerio de Montmartre, en París (en el mismo cementerio en el que, casi 50 años atrás fuera enterrada Marie Duplessis).

(continuará)
Última edición por Corrector Ortográfico el Mar Abr 26, 2011 3:19 pm, editado 1 vez en total
Razón: Por favor, revise su ortografía antes de publicar y edite cuando sea necesario su mensaje.
Avatar de Usuario
Borniquel du Fauconnier
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Borniquel du Fauconnier » Mié Abr 07, 2010 2:12 am

Breve biografía de la verdadera dama de las camelias: Marie Duplessis

Imagen

Se dice que Marie Duplessis se anunciaba receptiva a proposiciones románticas con una camelia blanca mientras que la roja aconsejaba paciencia. Era una mujer muy bella, por el contraste entre su piel muy pálida y su cabello negro, muy esbelta, tenía un aura etérea de fragilidad y delicadeza que transmiten sus retratos. Era conocida por su carácter lleno de gracia e ingenio y entusiasmo por la vida. Por lo que cuentan, era muy jovial: le encantaba reír. Aceptaba que iba a morir joven sin amargura, casi con resignación. Lo único que no soportaba era aburrirse, y si se aburría con un amante, se lo demostraba abiertamente. Una cosa muy llamativa de su personalidad es que de ella se decía que nadie podía ser enemigo suyo. Era muy sencilla y afectuosa, a pesar de su vida y sus derroches, y dió muchas muestras de solidaridad y una desmedida generosidad con otras muchachas que se hallaban en malas situaciones. No ocultó nunca que venía de orígenes humildes y había tenido una infancia desoladora, aunque suavizaba algunas cosas. Una vez dijo: "La mentira te mantiene los dientes blancos".
Tenía fama de ser una mujer muy elegante y refinada, que vestía de forma elegante y se rodeaba de la élite cultural parisina. Adoraba las flores, pero dado que le mareaba el aroma de las rosas, tomó por costumbre rodearse de camelias. Su residencia siempre estaba llena de estas flores, hasta el punto de que se decía de ella que "vivía prisionera en una fortaleza de camelias". A pesar de que durante un tiempo fue la cortesana más cotizada de París, venía de condiciones muy humildes. Su verdadero nombre era Rose Alphonsine Plessis. Nació el mismo año que Alexandre Dumas, concretamente el 15 de enero de 1824, en Nonant-le-Pin, Orne (en la baja Normandía). Sus padres eran: Marin Plessis, un vendedor ambulante alcoholico y violento, hijo natural de una prostituta y de un sacerdote que jamás le reconoció; y una bella dama, Marie-Anne-Michelle Deshayes, descendiente directa del poderoso linaje de los Du Mesnil d'Argentelles, una familia poderosa y aristócrata que había ido perdiendo gradualmente privilegios desde principios del siglo XVIII, hasta la revolución, en que perdieron todo lo que les quedaba, los títulos y las tierras. La abuela de Marie-Anne-Michelle era la noble dama Anne du Mesnil d'Argentelles.
Alphonsine pasó su infancia en su aldea, junto a su hermana Delphine, viviendo en la más extrema miseria, y marcadas por la violencia de su padre. En 1829 su madre se marchó a Suiza, a servir como ama de llaves para una amiga de su abuela. Pero no volvería a ver a sus hijas, ya que fallecería allí al cabo de un año de tuberculosis. Las dos hermanas vivirían un tiempo con una tía materna, que sin embargo devolvería a Alphonsine al poco a la casa paterna. Su padre la vendió como prostituta a la edad de doce años.
Una vez escapó de su terrible infancia, trabajaría en un mesón en Exmes y en una fábrica de paraguas en Gacé, y finalmente llegaría a París, a los quince años, con una compañía de circenses. Trabajó en varias tiendas, y acabó como sombrerera: trabajaba dieciséis horas diarias por un salario tan bajo que pasaba hambre y miseria y vestía harapos. Todo cambió cuando conoció en un baile a un restaurador de la Galería Montpensier del Palais Royal, que se interesó por su belleza y la tomó como amante, instalándola en un pequeño piso. Después de éste, llegó la primera gran conquista, que la catapultaría a la vida elegante de la ciudad, el conde Antoine Alfred Agénor de Guiche (más tarde sería Duque de Gramont, Príncipe de Bidache y Ministro de Asuntos Exteriores de Napoleón III). Marie tenía 16 años.
Fue entonces, ya afincada en un piso más lujoso, cuando cambió su nombre, más campesino, por el nombre Marie Duplessis (añadiendo el Du a su apellido para darle un toque más aristocrático). El conde le puso un tutor, que le enseñó a hablar francés correctamente (cosa importante, en aquella época muchas personas no eran aceptadas en según qué círculos si tenían acento provinciano o hablaban incorrectamente, en París eso se miraba especialmente), aprendió modales, a bailar, a comportarse en sociedad y cultura general.
Cuando los Gramont se enteraron de que el buen nombre de la familia podía ponerse en entredicho por una "querida", Agénor abandonó a Marie. No obstante, todas las cosas que la joven había aprendido, le abrirían las puertas de la sociedad. A partir de ese momento tendría una larga lista de amantes: Roger de Beauvoir, Henri de Contades, Olimpio Aguado, Pierre de Castellane, Ferdinand de Montguyon, Adrien de Plancy, Eduardo Delessert... la mayoría pertenecían al famoso y elitista Jockey Club de París, una institución aristocrática en la que los caballeros se entretenían tanto en las carreras de caballos como persiguiendo a cortesanas, y del que Marie era socia.
En 1841, Marie conoció durante una fiesta en la sala Peletier (en el viejo edificio de la ópera), al conde François-Charles-Edouard Perregaux, conde de Perregaux. En un segundo encuentro en el Café Anglais, el conde la invitó a una fiesta privada, a la que Marie aceptó asistir y poco después de convertirían en amantes. Su aventura les llevaría a pasar un verano romántico en Bougival, donde el conde compró una mansión para Marie. Sin embargo fue entonces cuando la tisis de Marie empezó a agravarse, lo que la obligó a marcharse a Baden-Baden en busca de una cura de aguas termales. A su regreso a París, el conde Perregaux, arruinado, no podía seguir manteniendo a Marie. Vendió la mansión y se marchó a Londres para arreglar sus negocios.
A principios de 1844, mientras tomaba las aguas en Bagnères-de-Luchon, conoció al anciano septuagenario embajador de Rusia en Francia, el conde Gustav Ernst von Stackelberg, que la tomó como protegida. Se dice que esto fue porque Marie le recordaba a su hija, recientemente fallecida a causa de la tuberculosis. Así se lo contó Marie a Alexandre. Sea como fuere, el conde von Stackelberg alquiló para Marie un lujoso entresuelo en el Boulevard de la Madeleine en París, y le concedía todos sus caprichos. Marie recibía en ese apartamento a toda la vida artística de París, donde se daban fiestas, cenas y tertulias a las que asistían, entre otros, Alexandre Dumas padre, Alfred de Musset, Eugène Sue y Charles Dickens. Por esta época, a Marie se la conocía en París como "La Divina Marie" y comenzaba a ser la cortesana mejor pagada, llegando a gastar la increíble cifra de 200.000 francos de oro al año. Era común verla paseando en su cupé azul tirado por caballos purasangre por el Bois de Bologne, asistía regularmente a todas las óperas y representaciones y comía en la conocida Maison Dorée.
Marie conocería a Alexandre en septiembre de 1844, en el Théâtre des Variétes en París. Fue una relación importante para Marie, que al parecer nunca cobró nada de dinero a Dumas hijo. Marie declaraba que le amaba sinceramente. Pero la relación, como ya sabemos, no funcionaría. Fue un romance con muchos altibajos, motivados porque Marie no podía renunciar a sus ingresos y Alexandre sólo la quería para él. Por último Alexandre puso punto final a su historia en agosto de 1845.
Tras esa historia que ya conocemos, Marie tendría un último gran amorío con el músico Franz Liszt. La relación con el compositor se iniciaría justo después de la que Marie tuvo con Alexandre. De hecho conocería a Franz Liszt a finales de 1845 y sería, al parecer, su última conquista. Sería una relación breve, apasionada y tormentosa. Liszt, turbado por su gran éxito, decidió marcharse de París y dejó a Marie con la promesa de que viajarían juntos a Constantinopla (proyecto que se frustraría, Marie fallecería antes).
Finalmente, ya moribunda, abandonada por Dumas y por Liszt, seguramente sus únicos verdaderos amores, terminó por casarse el 21 de febrero de 1846, en Londres, con su antiguo protector, el conde Perregaux. El matrimonio sólo tenía validez en Inglaterra, la familia de Perregaux no la aceptaría jamás, y de hecho el matrimonio debió de ser más de conveniencia que otra cosa, ya que jamás convivirían. No obstante, cuando Marie regresó a París, hizo componer su propio escudo de armas, con el que grabó su vajilla, su papel de cartas y las puertas de sus coches de caballos. A partir de entonces sería conocida como Madame la comtesse du Plessis, Madame la comtesse de Perregaux, o siguiendo la moda francesa de emplear el nombre del esposo, Madame la comtesse Edouard de Perregaux.

Marie Duplessis con 23 años, fallecería el 3 de febrero de 1847, a las 23 horas, en su piso en el Boulevard de la Madelaine, número 11 (en la actualidad el número 15). Falleció mientras los festejantes del carnaval, cantando y riendo, salían a la calle junto a su casa del Boulevard de la Madeleine.
No estuvo tan sola como Dumas describió, pero ciertamente casi todos sus amigos de antaño se olvidaron de ella cuando empeoró su enfermedad. A su lado estuvieron hasta el final su esposo (que viajó desde Londres en cuanto entró en fase crítica y no se separó de la cabecera de su cama) y su fiel sirvienta que la quería mucho. Liszt envió para ella a su médico personal, uno de los más eminentes de la ciudad, que sin embargo no pudo curarla y posiblemente aceleró su fallecimiento al darle una dosis experimental de arsénico. El funeral de Marie tuvo lugar dos días después, en la Église de la Madeleine, siendo enterrada en un nicho temporal en el Cementerio de Montmartre y trasladada poco después a la tumba donde hoy descansa. Una tumba blanca que tiene la siguiente inscripción:

Ici Repose
ALPHONSINE PLESSIS
Née Le 15 Janvier 1824
Decedée le 5 Fevrier 1847
De Profundis


Tras la muerte de Marie, Alexandre Dumas hijo le dedicó estos versos:

Pauvre fille ! on m’a dit qu’à votre heure dernière,
Un seul homme était là pour vous fermer les yeux,
Et que, sur le chemin qui mène au cimetière,
Vos amis d’autrefois étaient réduits à deux!

¡Pobre niña! Me dijeron que en vuestra última hora,
Un solo hombre estaba allí para cerraros los ojos,
Y que en el camino que lleva al cementerio,
Vuestros amigos de otrora ¡se habían reducido a dos!


Y era verdad. Sólo dos personas acompañaron el cortejo fúnebre de la joven: su marido, el conde Perregaux; y su protector, el anciano conde ruso Gustav von Stackelberg.
Tras su fallecimiento tuvo lugar la subasta de sus pertenencias. Aún pagando a los acreedores, hubieron ganancias de 150.000 francos. La parte que sobró, le fue entregada a la hermana de Marie y a la hija de ésta, con la condición de que su sobrina no pisara París, para que no sucumbiera a las tentaciones de convertirse en cortesana como su tía.
Avatar de Usuario
Borniquel du Fauconnier
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Lady Evangeline Gordon » Mié Abr 07, 2010 4:25 am

¡Muy buenas historias, gracias por poner esto, Mlle. Borniquel! :) :)

Estas cortesanas eran las de antes, ¡auténticas fortunas se gastaban! :-o :-o :-o
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Lady Evangeline Gordon
Dama Diplomática Victoriana
Dama Diplomática Victoriana
 
Mensajes: 3193
Registrado: Mar May 19, 2009 4:33 am
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Tratamiento: Lady Gordon

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Borniquel du Fauconnier » Mié Abr 07, 2010 4:49 am

Me alegra mucho que le haya gustado la historia Lady Evangeline.

A mí también me sobresaltó ver la cantidad de francos que llegaba a gastar Duplessis en un año, y consulté en varios sitios por ver si me había equivocado. Pero no, al parecer es completamente cierto lo cual es increíble teniendo en cuenta que se decía que las mayores fortunas de París podían rendir unos 400.000 francos al año, y que los jóvenes de clase media acomodada tenían entre 4.000 y 10.000 francos.

En "La dama de las camelias" hay un fragmento en el que decían que un hombre que ganara la fabulosa fortuna de 400.000 francos al año, podría permitirse como mucho darle a una querida unos 60.000 francos, no más, puesto que un hombre que fuera tan rico sin duda tendría familia y una apariencia que mantener y no podía despilfarrar el dinero hasta ese punto. Por ello aún resulta más llamativo que gastara nada más y nada menos que 200.000 francos al año.
Avatar de Usuario
Borniquel du Fauconnier
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Miss Katherine L. Morgan » Mar Abr 13, 2010 11:22 am

Interesante reseña histórica, Mmlle. Borniquel, gracias por compartirla con nosotros. Reconozco que tengo la novela en casa desde hace años y nunca me decido a leerla, no sé qué me pasa con Dumas hijo porque me ocurre lo mismo con El vizconde de Braguelone... :-?
Avatar de Usuario
Miss Katherine L. Morgan
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Catherine Schomberg » Mié Abr 14, 2010 11:23 am

Miss Morgan, cuando descubra lo que le pasa, me lo cuenta, porque yo tengo la novela desde hace un par de años o más (y encima me la compre 2 veces por despistada :-? ) y aún no le he metido mano.

Gracias por la información aportada, Mlle Borniquel. Sin duda, para mí lo más grandioso de todo esto, es que haya inspirado el libreto de La Traviata.
Avatar de Usuario
Catherine Schomberg
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Miss Katherine L. Morgan » Mié Abr 14, 2010 11:27 am

Milady, tal vez estemos destinadas a regalar esta novela más que a leerla... :lol: Coincido con usted en lo de La Traviata, più bella.
Avatar de Usuario
Miss Katherine L. Morgan
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Catherine Schomberg » Mié Abr 14, 2010 11:39 am

Sí, yo he pensado lo mismo... Entonces yo tengo dos ejemplares que regalar, jajaja. Yo y mi cabeza.
Y sí, più bella. ()8) Sé que siempre lo digo pero... mi papá la cantaba. :)
Avatar de Usuario
Catherine Schomberg
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Borniquel du Fauconnier » Jue Abr 15, 2010 5:36 pm

¡¡Yo también compré el libro dos veces por error!! :lol: :lol:

Lo he leído un par de veces, la primera hace un par de años, cuando empecé a estudiar el papel de Violetta Valery. La segunda hace un par de meses para el club de lectura online de historiasdepoca.

Como opinión personal, me parece un libro que aunque audaz en su tiempo, hoy en día puede resultar hasta aburrido en sus planteamientos. El autor no estaba libre de prejuicios y en algunos puntos del libro suelta auténticas parrafadas sobre la moral, y eso unido a que el protagonista masculino, Armand, resulta bastante insoportable en su actitud infantil posesiva e inconsciente... pues empaña un poco la lectura. Lo único a destacar del libro es el perfil de la protagonista, Marguerite, que tal vez por estar basada directamente en la realidad, sin el deseo por parte del autor de explicar artificialmente sus actitudes (como en el caso de Armand, en el que parece que el autor concentraba infructuosamente sus esfuerzos para dar una buena imagen de sí mismo), hace un perfil bastante realista y que plantea muchas cuestiones. Marguerite es una mujer independiente y libre, con un modelo de pensamiento moderno. Eso es lo más reseñable de la novela. Hay que reconocer que era atrevido e innovador escribir sobre la vida de una cortesana, y posiblemente el autor también se veía obligado a escribir esos párrafos moralizantes porque sino de ninguna manera lo habrían leído. Lo más moderno era cambiar el punto de vista que condenaba a esas mujeres, por uno más comprensivo aunque algo conmiserativo. No obstante esta obra me parece mejor que la antecesora en innovar este punto de vista, la del abbé Prévost, porque Manon era mucho más frívola, inconsciente, superficial y tonta. En Violetta hay una profundidad que no se ve en Manon. No obstante a favor del Abbé Prévost está el hecho de que su obra fue pionera en humanizar a una protagonista que hasta ese momento se habría considerado mala malísima.


Estoy completamente de acuerdo con La Traviata, es una de mis óperas favoritas :) Hace poco por fin conseguí cantar el aria de "Sempre libera". La ópera es preciosa, el preludio y la complejidad del personaje de Violetta, y la diferencia entre su apariencia exterior frívola; y luego la verdadera, tan profunda y con tantos matices... en fin, me encanta :smile:
Avatar de Usuario
Borniquel du Fauconnier
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Catherine Schomberg » Jue Abr 15, 2010 5:44 pm

La maldición del libro duplicado, jajaja.

Sempre Libera es una pasada, una joyita. Yo tengo una amiga que es soprano también como servidora con la que, cuando nos vemos, hacemos pequeños recitales privados y esta pieza no nos falta nunca... Hasta tomamos el título del aria como slogan a long time ago...

En fin, supongo que algún día lo leeré ya que ha inspirado mi amada Traviata, o al menos, lo intentaré. :lol:
Avatar de Usuario
Catherine Schomberg
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Sarah Muhaisen » Mié May 19, 2010 6:20 pm

Gracias Mlle.Borniquel, es una historia tan romántica, de las que a mi me gustan.... ()8)
Avatar de Usuario
Sarah Muhaisen
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Charlotte Lafayette » Jue Ago 12, 2010 7:45 am

Muchas gracias por contarnos la historia Mmlle. Borniquel, me ha parecido tremendamente tiste la vida de Marie, y sobre todo su final. También me ha llamado tremendamente la atención el hecho de que sirviera de inspiración para el libreto de La Traviata. ()8)

Gracias de nuevo.
Imagen

Orgullosa ahijada de Miss Potter.
Orgullosa madrina de Lady Marlo.
Orgullosa madrina del Dr. Soros Caliban.

"La libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe" (Ramón de Campoamor)
Avatar de Usuario
Charlotte Lafayette
Dama Sureña Victoriana
Dama Sureña Victoriana
 
Mensajes: 4471
Registrado: Jue Nov 05, 2009 2:01 pm
Ubicación: Charlotte Hall, Charleston - C.S.
Tratamiento: Madame Lafayette

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Miss Katherine L. Morgan » Jue Ago 12, 2010 9:18 am

Acabo de leer la opinión de Mmlle. Borniquel sobre la novela y me ha gustado mucho cómo la ha expresado. Muchas gracias por compartirla con nosotros. :)
Avatar de Usuario
Miss Katherine L. Morgan
 

Re: La verdadera historia de "La dama de las camelias"

Notapor Eleanor Atwood » Mar Oct 19, 2010 11:36 am

Mlle. Borniquel,

Es una historia hermosa con un final triste. Me haré con el libro en el próximo pedido a mi librería. Está en mi lista, juntamente con "el conde de Montecristo", una obra excepcional escrita por el padre de este gran escritor.

Saludos.
Imagen
Avatar de Usuario
Eleanor Atwood
Debutante
Debutante
 
Mensajes: 466
Registrado: Mar Mar 09, 2010 1:26 pm
Ubicación: Inglaterra
Tratamiento: Mrs Atwood

Siguiente

Volver a SOCIEDAD

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado